Consejos antes de comprar

• Decida con anticipación qué desea exactamente y cuánto dinero puede gastar.

• No compre impulsivamente o bajo presión. Esto incluye las donaciones a instituciones benéficas. Investigue primero.

• Consulte a sus familiares, amigos y a otras personas de confianza para que lo aconsejen de acuerdo con sus experiencias.

• Busque información sobre el vendedor y el producto o servicio que desea comprar.

• Consulte los resultados de las evaluaciones del producto y otros datos proporcionados por los expertos en materia de consumo.

• Obtenga cotizaciones de precios de distintos vendedores.

• Obtenga una copia por escrito de las garantías.

• Obtenga del vendedor las políticas de reembolso, devolución y cancelación.

• Lea y entienda previamente cualquier contrato o documento legal que tenga que firmar. Asegúrese de que no haya espacios en blanco. Insista en que todos los beneficios adicionales que se le prometen verbalmente sean puestos por escrito.

Consejos después de comprar

• Lo que usted hace después de comprar puede ser tan importante como lo que ha hecho antes de comprar. Estas medidas lo ayudarán a prevenir y a resolver cualquier problema que pudiera presentarse:

• Guarde todos los documentos que reciba al realizar la compra, así como todos los contratos, comprobantes de venta, cheques cancelados, manuales del propietario y documentos de garantía.

• Lea y siga las instrucciones con respecto al producto o al servicio. La forma en que usted utilice o cuide el producto puede afectar su derecho de garantía.

• Recuerde siempre: que al cancelar un crédito retirar el documento u otro instrumento legal que lo comprometa al pago, para evitar problemas a futuro.

Consejos para la compra de productos alimenticios

Las siguientes sugerencias lo ayudarán a ahorrar dinero al comprar alimentos. • Lleve una lista. Así será menos probable que compre de más.

• Compre en las tiendas de comestibles que tengan los precios más bajos. Frecuentemente las tiendas pequeñas tienen los precios más caros.

• Aprovisiónese de artículos no perecederos a bajo precio.

• Revise el estado de los envases, sobre todo de los enlatados, dado que cuando presentan, abolladuras, estas representan un riesgo para la salud.

• En relación a las frutas y verduras, observe bien su estado de madurez, ya que estos tiene una duración en el tiempo muy acotada.

• En relación a las carnes, pescados y pollo, recuerde que los mismos tienen que estar en perfecto estado de conservación, es decir sin cortar la cadena de frío, por que la descomposición de estos es casi inmediata desde su descongelación.

• Recuerde, que cuando se realizan promociones demasiado ventajosas, en relación a productos perecederos, en muchos casos es por que los mismos están próximos a vencerse, por ello es de suma importancia, revisar la fecha de caducidad.